ENFERMERA BOGADENSE, EJEMPLO DE SACRIFICIO Y PERSEVERANCIA. 



La profesional de enfermería bogadense Liz del Carmen Prado (36), quien reside, estudia y trabaja hace 13 años en Encarnación fue entrevistada recientemente por Radio Positiva. 

Su sacrificio y perseverancia son señalados como ejemplo para otras personas, la misma agradeció a la ciudad de Encarnación, como una comunidad que le brindó todo. 

Según había comentado, eligió su profesión debido al inmenso amor y entrega que sentía hacia la niñez, ya que le tocó trabajar como niñera por casi 11 años de su vida. 

La misma cuidaba a los niños Martín, María Paz y Mauri, también a Erick y Toby, todos cabezudos pero llenos de amor. La enfermera asegura que el amor y la entrega absoluta son necesarios en la profesión de enfermería y más aún ahora, en el contexto de Pandemia. 

Actualmente, forma parte del valiente equipo de profesionales de salud de la Séptima Región Sanitaria, quienes asisten a los choferes del transporte de carga internacional y son responsables de la recepción de repatriados, vía Puente Internacional San Roque González de Santa Cruz entre Posadas-Argentina y Encarnación-Paraguay. 

Nadie reconocería a esta joven profesional con su traje de protección, pero su trato con las personas, correcto y ameno, marca la diferencia durante estos servicios. 

Liz culminó sus estudios en una universidad privada donde paliar los gastos fue un desafío, pero las ganas de cumplir sus sueños pudieron mucho más que cualquier cosa. 

Ella dijo que nada le fue fácil en la vida, tiene siete hermanos pero ninguno llegó a terminar la secundaria por el costo que tenía acceder a una carrera. Recuerda a su finada madre, quien era analfabeta pero siempre le decía: “estudia, estudia, estudia” y así fue que Prado se aferró al objetivo de convertirse en profesional. Ahora, asegura tener más sueños por cumplir, “no quiero morir con las manos vacías; quiero dejar un gran legado a la gente que amo” destacó. 

La enfermera Liz es madre de Franco Sebastián, en su casa tienen como mascotas a un gato y un perro, ella cuenta con el apoyo incondicional de su familia. 

Trabajar en pandemia ha sido desafiante en la profesión de enfermería, donde predomina la falta de fé y las ganas de prejuzgar a los demás, indicó. 

La mujer pide a la gente que sueñe y sobre todo que trabaje por lograr sus sueños, que cuando más cuesta es cuando más se puede.

De paso aprovechó para pedir al estado más inversión en educación, las oportunidades son muy escasas y hay muchos jóvenes con potencial anhelando una oportunidad de salir adelante. 

 

 










Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Itapúa en Noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República del Paraguay

,