A 31 AÑOS DE LA CAÍDA DE STROESSNER

Lo que se vivió hace 31 años fue algo muy especial, que quedó en la memoria de un país grabado a “fuego”.

Un día como hoy, pero hace 31 años atrás, el país celebraba la caída de uno de los regímenes de más crueles en nuestra historia. Años y años al poder de un hombre resistido por casi todo un país, pero alabado por unos cuantos incluso hasta hoy día.

Después de 35 años de denuncias de tortura, muerte, sufrimiento y atrasos de todo tipo, la noche de La Candelaria trajo fin a la oscuridad, y con la alegría palpitante en los corazones de todos, en especial de las víctimas, comenzó la transición hacia la democracia.

“Ese día una alegría inmensa colmó nuestros corazones… En las calles la gente farreó una semana, se los veía sentados en las veredas tomando y tomando cerveza. Era impresionante. Salías a las calles y te abrazaba todo el mundo, aún sin conocerte, sin importar de qué partido político eras…”, contó a Crónica don Emilio Barreto, con la voz temblorosa a causa de le emoción que causaba en su ser recordar aquellas escenas.

Pero, desde un día antes de que aquellas fechas (2 y 3 de febrero de 1989), la gente ya sabía lo que iba a pasar, y en una época en la que los smartphones eran impensables. En donde no había conectividad como la que existe ahora, es sorprendente que incluso las sospechas de que un golpe se planeaba llegó a varios países.

“Un día antes, yo cuando eso trabaja en una fábrica, el rumor del que todos hablaban era eso. ‘¿Es cierto que va a ver un golpe?’, era la pregunta que todos se hacían. En las calles la presencia de las tanquetas y los aviones que sobrevolaban hacían saber que algo se estaba gestando. Y esa noche, recuerdo perfectamente que me llamaron parientes que estaban por España, y otros países de Europa y me preguntaban si era cierto que iba a haber golpe de estado. Cuando eso no había redes sociales y ya se sabía todo”, relató don Barreto, quien también recordó que medios de comunicación de todo el mundo llegaron al país.

Un secuestrado, a meses después de su casamiento

Como las persecuciones políticas eran típicas durante el gobierno de Stroessner, don Emilio contó que él fue víctima de estas prácticas. “A mí me secuestraron con mi esposa en el año 1965. El 22 de julio, por mi militancia política y militar, me llevaron al Departamento de Investigaciones con mi señora y nos tenían apartados. Ella salió antes que yo, a mí me liberaron recién en el 78.

«Recorrí muchos penales, el último en el que estuve fue el de Emboscada”, dijo don Emilio, quien en su juventud formó parte del movimiento “Federación de Estudiantes Democráticos Revolucionarios” (Feder), que ya era conocido por sus pintatas y volantes que eran repartidos por las calles con el objetivo de frenar la dictadura, según las palabras de Emilio Barreto. “Ahí en los calabozos no podías hablar con nadie, yo estuve ocho meses incomunicado y para lo único que tenías visitas era para que te dejen ropa y comida”.

Formas de Protestar

El Feder, según don Barreto, en los desfiles estudiantiles era donde hacía de las suyas. “Nosotros en los desfiles del 14 y 15 de mayo nos organizábamos y cuando llegábamos al palco en vez de quedarnos a hacer el saludo, rompíamos fila. El régimen era feroz y sangriento”, recordó. Emilio dijo que en el 78 pudo salir de la cárcel gracias a que Estados Unidos se metió con los derechos humanos y eso repercutió hasta nuestro país. Hoy día don Emilio, a sus 80 años, dice que la democracia es un regalo y que se debe seguir profundizando en ella.

NÚMEROS DOLOROSOS. A lo largo de 35 años, la dictadura dejó un total de 423 desaparecidos, 18.772 torturados y unas 20.090 víctimas directas. Un total de 3.470 personas fueron exiliadas.//CRÓNICA


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Itapúa en Noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República del Paraguay

,