CASO SCHAERER: ESTUVO 3 AÑOS PRESO POR UN SECUESTRO QUE NO COMETIÓ

En una entrevista exclusiva de Itapúa en Noticias habló quien fuera en su momento el principal acusado del secuestro de Cristhian Schaerer en el año 2003, Antonio Indino Delvalle Arriola detalla paso a paso los terribles años que pasó en prisión.

El secuestro de Cristhian ocurrió en la ciudad de Corrientes, en la República Argentina y se manejaba la información de que los responsables eran integrantes de una banda paraguaya y que el joven secuestrado se encontraba en nuestro país, específicamente en Edelira, Itapúa.

La larga pesadilla de Antonio comenzó cuando un supuesto informante, identificado como Juan Alberto Inbesi, a quien Delvalle señala como un conocido estafador con varios antecedentes que además habría cobrado una importante suma de dinero a los Schaerer a cambio de los nombres de los responsables del secuestro, declara que un tal “Antonio Delvalle” es supuesto responsable del secuestro del joven Schaerer, poniéndolo en la mira de los investigadores.

Delvalle, de profesión agricultor, domiciliado en el distrito de Capitán Meza departamento de Itapúa, manifestó que en el 2004 se enteró que la Policía lo andaba buscando luego de que efectivos de civil fuertemente armados hayan llegado a su vivienda mientras que él se encontraba en la chacra, fue a consultar en la Comisaría de Edelira 28 donde le respondieron que no sabían nada al respecto, pero se puso a disposición de la justicia y fue detenido tras recibir la información desde la Capital. En un primer momento le dijeron que fue un error y a los 7 días recuperó su libertad pero grande fue su sorpresa cuando un mes después otro contingente policial encabezado por el padre de Crithian, el empresario Juan Pedro Schaerer llegó hasta el campo donde se encontraba trabajando y lo volvieron a detener para posteriormente ser enviado hasta la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, con él fueron otras 42 personas, todas supuestamente vinculadas al secuestro.
Durante poco más de 2 años estuvo recluido en Tacumbú pero según denunció en todo ese tiempo jamás fue llamado por a declarar por las Fiscales, Cynthia Lovera y Sandra Quiñonez quienes llevaban la causa.
Cansado de esperar solicita su inmediata extradición a la Argentina para responder a las acusaciones en el vecino país donde se produjo el secuestro pero misteriosamente aparecen otras 7 causas más sobre su expediente, entre ellas la de un doble homicidio en San Rafael del Paraná, causas por abigeato e incluso el asesinato de un policía, Delvalle supone que la intención era impedir su extradición al vecino país para que continúe recluido en Tacumbú. De igual manera consiguió ser extraditado a Corrientes donde la justicia argentina no encontró elementos que lo involucren al caso y lo liberaron en solo 5 meses.
“Tardaron más en liberarme porque justo me tocó la feria judicial sino antes me soltaban, en total estuve 3 años y 2 meses preso, perdí todo, mi papá y mi mamá murieron angustiados por esta causa, tuve que vender mi chacra, mi camión, me enfermé y terminé en la calle con mi esposa y mis hijos” señaló Delvalle.

Acusó a la Fiscalía de inventar pruebas falsas y enviarlas a sus pares argentinos, quienes al recibirlas se burlaban de la justicia paraguaya por el “papelón” que armaron. “Cuando el fiscal vió los documentos que enviaron en mi contra, se tapó la boca para no reír, era un oficio hecho a lápiz, sin sello, me miró, ordenó que me retiren las esposas y me invitó a tomar un vaso de leche”, indicó.
“Todo está adulterado y manipulado, fue una cacería de brujas para encontrar un culpable y mostrar a la prensa pero todos los que fuimos, los 42 quedamos libres y sin culpa, no encontraron nada pero nos destruyeron la vida, la mayoría terminó perdiendo todo, pagando abogados y para que su familia pueda comer mientras estábamos presos”
“En mi caso me sumaron 7 causas donde figuraba como responsable de varios hechos punibles a un tal “Antonio Delvalle” pero no era mi número de cédula ni siquiera los nombres de mis padres coincidian, era un uno que tenía el mismo nombre que yo pero me arrimaban por mí y todos los supuestos testigos que pusieron y que me acusaban jamás fueron llamados a declarar yo los conozco son mis vecinos, son mis amigos y siempre hablamos, les mintieron para con documentos falsos que ellos firmaron solo para sostener mi acusación porque no querían recular”

El mismo estuvo recluido 5 meses en la cárcel de la ciudad de Corrientes y posteriormente fue sobreseído por la justicia argentina para así poder volver a nuestro país en agosto del año 2007, “Después fui a firmar por 3 años hasta Corrientes con los gastos asumidos por mi familia y poder quedar libre”, aseveró.

Mientras tanto, acusó de estafador a Inbesi por engañar a la familia Schaerer, a la Policía y a la justicia paraguaya. Además, denunció que Juan Pedro Schaerer ordenaba a los fiscales y jueces a quien debían de detener y a quien debían dejar libre.

“Fuimos presas 42 personas, llamativamente todas provenientes de familias humildes y a quienes tenían para pagar a su abogado ni lo molestaban”, sentenció.

Hoy de nuevo en su humilde vivienda que apenas pudo rescatar de su mar de deudas hace publico su caso para que todos conozcan la injusticia que tuvo que pasar y los años que perdió por un delito que no cometió.



Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

, ,