TRABAJA DE MECÁNICA PARA PAGARSE LA UNIVERSIDAD

Giselli Martínez Duarte, es una joven estudiante de Veterinaria, oriunda de Caazapá, es la segunda de 3 hermanos y muy cercana a sus padres Eligio y Fanny; tiene una vida bastante particular, ejemplo para cualquier joven de su edad.
En sus tiempos libres, la misma se desempeña como mecánica en un taller y de esta manera poder solventar sus estudios universitarios.

“Prefiero trabajar en el taller que estar tomando alcohol, no critico a nadie, solo que sé mi meta y no pasa por el ocio ni el vicio, soy creyente de Dios, amo a mi familia, a mi pueblo y mi cariño por los animales me hizo decidir por ser doctora veterinaria alguna vez”, recalcó.

“No me molesta ensuciar mis manos con aceite negro, eso se limpia, es mejor que ensuciarlos con monedas de viejos verdes que dañan a la juventud sin importarles su futuro o lo que sería peor robar a mi semejante cuando que tengo fuerzas y voluntad para trabajar y Dios quiera que tenga oportunidad de enseñar a muchos el mismo camino, será difícil, ni a Jesucristo, ni a Ghandi ni a ningún líder natural le dejaron hacer el bien común, que será a una paraguayita, pero debemos procurar, uno, dos, tres, cuatro y sumando juntos seremos muchos”, (sic), agregó.

Giselli, vive en el Asentamiento Pai Zaracho de Caazapá, su vida comienza a las 5 de la mañana con el tradicional cocido con mbeyú matinal, un puchero al mediodía y algún bifecito a la noche. Actualmente se encuentra soltera y su único compromiso combinado es trabajar y estudiar.// FUENTE: ÑANDE MBA TETE



Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

, ,