SAN COSME Y DAMIÁN FESTEJÓ A SUS SANTOS PATRONOS

La Parroquia Santos Cosme y Damián del distrito del mismo nombre, estuvo de fiesta y se vistió de las mejores galas para celebrar la fiesta patronal con una Santa Misa presidida por el Mons. Francisco Javier Pistilli Scorzara, Obispo de la Diócesis de la Santísima Encarnación y concelebrada por el párroco del lugar Padre Alexis Ferreira Sendoa.

Posterior a la Eucaristía, dentro de un marco de gran solemnidad, en la procesión fueron transportadas en andas las imágenes de los dos santos hermanos, nacidos en Arabia y que difundieron el cristianismo por toda el Asia Menor, finalmente la feligresía participó de la gran peña folklórica y asado a la estaca.

San Cosme y Damián, se encuentra a orillas del Río Paraná, en el Departamento de Itapúa; fue fundada como importante Reducción Guaraní de los Jesuitas y durante ese período fue un activo centro de observaciones astronómicas, manteniendo correspondencia con los centros científicos más avanzados de la época. Está situada a 335 km. de Asunción, acceso por Ruta I hasta el km. 308 y luego desvío de 27 km.

La Reducción fue fundada por el padre Adriano Formoso, cerca del río Uruguay, pero emigró, por razones de seguridad, hasta encontrar su ubicación definitiva recién en la primera mitad del siglo XVIII.

Esta reducción quizás sea la que más cambios sufrió, sus pobladores tuvieron que reubicarse cuatro veces, hasta que en el año 1760 se sitúa definitivamente al norte del Paraná, donde se encuentra actualmente.

La misma se halla situada en una serie de colinas que bordean el Río frente a la Isla Yacyretá. La represa hidroeléctrica proyectada en este lugar por los gobiernos de Paraguay y Argentina, exigió la construcción y pavimentación de una carretera para satisfacer las necesidades de un tránsito creciente, facilitando el traslado sin dificultad a cualquier punto del país.

Los objetos y construcciones son de los últimos 7 años de la Dirección Jesuítica del Paraguay, la Reducción de San Cosme y Damián en otro tiempo fue muy conocida, incluso en Europa; porque en el año 1703 llegó el padre Buenaventura Suárez, procedente de Argentina, que trabajó durante la segunda y tercera etapa, este sacerdote inició trabajos y estudios sobre astronomía, y ayudado por los indígenas creó telescopio, cuadrante astronómico y un reloj astronómico, aunque rudimentarios eran exactos en su funcionamiento, con ellos se realizaron trabajos de investigación que dieron a conocer, y causaron asombro en universidades europeas.

Su obra principal fue “El Lunario del Siglo”, a través del cual se podía conocer los fenómenos astrales a suceder con varios años de anticipación. Los Jesuitas denominaron al lugar con el nombre de “San Cosme y Damián” en homenaje a dos hermanos mellizos, que fueron médicos y boticarios, martirizados siglo atrás, en Sicilia (Italia).

Fuente: Diócesis de Encarnación


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

, ,