ROBO EL AUTO DE MADRE Y LO MATARON LOS GUARDIAS QUE LO ENCONTRARON

Un joven fue muerto a balazos por guardias privados que lo perseguían tras la denuncia de que había robado el vehículo que conducía. Grande fue la conmoción de la dueña del rodado al descubrir que el que manejaba era su propio hijo.

El lamentable hecho se registró en la tarde de este jueves sobre la calle Epopeya Nacional, en la zona del Bañado Cara Cara, inmediaciones del del Jardín Botánico de Asunción.

De acuerdo con el relato del comisario Juan Ramírez, jefe de la Comisaría 12 Metropolitana, una mujer denunció a la empresa de seguridad privada Protek que habían robado su automóvil de la marca Hyundai modelo i10 en la ciudad de Luque.

Como el vehículo tenía sistema de rastreo satelital, dos guardias privados a bordo de una motocicleta iniciaron la búsqueda del rodado, el cual fue divisado al costado del Jardín Botánico. Para intentar detenerlo los guardias abrieron fuego contra el vehículo, hiriendo de muerte al conductor.

Cuando la propietaria del vehículo llegó hasta el lugar encontró en el asiento del conductor a su propio hijo, un joven de 22 años. La víctima se llama Mauricio Alejandro Benítez Torres. De acuerdo con datos de la policía, el joven posee antecedentes por reducción. La víctima estaba en compañía de Giovani Vera Cano (20).

De acuerdo con el comisario, el caso se está investigando y no se descarta que el joven haya sacado el vehículo de la casa sin avisar a sus padres.

Critica actuación de guardias

El abogado de la familia, Federico Campos, criticó la manera en que actuaron los guardias de seguridad privada, alegando que no pueden “actuar como Rambo”. “Hoy es una vida, mañana pueden ser 20”, subrayó.

Sostuvo que la víctima terminó su colegio en una institución importante, era deportista, aunque reconoció que el joven tenía problemas con las drogas. FUENTE: ABC COLOR



Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Deja un comentario