REDUCIR EL CONSUMO DE SAL PARA DERRIBAR LA ALTA PREVALENCIA DE HIPERTENSOS



A los efectos de impulsar políticas de reducción del sodio, en el país se está impulsando el proyecto IDRC “Escalando y evaluando las políticas y programas de reducción de sal en América Latina”. Este Proyecto contempla tres objetivos:

1A) Conocer el contenido de sal/sodio en alimentos envasados;

1B) Conocer la cantidad de sal/sodio en alientos artesanales de venta en la calle; y,

2) Realizar una investigación cualitativa, en la que se busca conocer lo que piensan las personas sobre el consumo de sal, el uso de la sal en la cocina y sobre que necesitarían aprender para cuidarse mejor.

“El proyecto inicio hace más de 1 año. Los objetivos 1A y 1B ya están terminados; en tanto que el objetivo 2 se encuentra en pleno proceso de análisis de la información”, precisó la doctora Gilda Benítez, directora de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles, dependiente de la Dirección General de Vigilancia de la Salud.

Según expresó la profesional, la idea es promover una alimentación más saludable disminuyendo el consumo de sal. “Para nuestro país es fundamental, debido a la alta prevalencia de hipertensos (46%)”, declaró Benítez, durante la reunión de trabajo que mantuvo este lunes con el titular de Vigilancia de la Salud, Dr. Guillermo Sequera; y la jefa de la Unidad de Factores de Riesgo, la Lic. Catherine Turnes.

Según indicó Benítez, para finales del próximo mes (febrero) está fijada una reunión en Costa Rica, a los efectos de iniciar el objetivo siguiente, que constituiría la 2da parte del proyecto, donde se comenzará a trabajar en una estrategia de Marketing Social basado en los resultados obtenidos de las tres investigaciones. Este proyecto estará terminado para el mes de septiembre. Se prevé una reunión similar, pero esta vez con referentes de la Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición.

La Dra. Gilda Benítez señaló que el consumo excesivo de la sal en las comidas predispone al incremento de presión arterial. La hipertensión constituye el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, que generan a su vez muertes súbitas y prematuras. De ahí la importancia de tomar conciencia y reducir la ingesta de este mineral.

La OMS recomienda no consumir más de 5 gramos diarios de sal por persona, equivalente a 1 cucharadita de té. Según datos del Ministerio de Salud Pública, el consumo de sal en la población paraguaya adulta es de 13 gramos al día, lo cual prácticamente triplica esta recomendación.

Para disminuir el consumo de sal o sodio se aconseja:

1) Elegir productos frescos: frutas y verduras;

2) Colocar la sal recién al finalizar la cocción de los alimentos.

3) No colocar saleros en la mesa para evitar agregados innecesarios de sodio.

4) Hacer uso de condimentos naturales como albahaca y limón.


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

,