PARAGUAYO DETENIDO EN MADRID CONFESÓ, “¡LA HE MATADO, TENGO QUE HUIR!”

El diario ABC de España publica este miércoles cómo se llegó al paraguayo Francisco Solano Rotela García, de 52 años, presunto autor del atropello mortal de una menor de 17 años en Fuente el Saz del Jarama (España).

“La colaboración ciudadana y un exquisito trabajo policial han propiciado la detención, en apenas diecisiete horas. Se trata de Francisco Solano Rotela García, nacido en Hernandarias (Paraguay) en julio de 1964. También tiene nacionalidad argentina y carecía de antecedentes. Al cierre de esta edición, se encontraba en los calabozos del CNP del puesto fronterizo de Barajas, en la T-4. Está previsto que hoy pase a disposición del juzgado de Instrucción número 1 de Torrejón, acusado, en principio, de homicidio imprudente, omisión del deber de socorro y un tercer delito contra la seguridad vial”, refiere el periódico español.

El hecho ocurrió a las 7.20 del lunes cuando la víctima, identificada como Alejandra, se dirigía a la parada del autobús para asistir a clases. “Fuentes de la investigación indicaron que circulaba a pie, de manera correcta. La menor iba en sentido contrario a la marcha y portaba una linterna, porque, pese a tratarse de una recta, la visibilidad a esa hora tan temprana en esta época de año es escasa”, señala el medio.

Francisco Solano Rotela García conducía un automóvil Mercedes Benz de color verde y arrolló a la joven aparentemente al perder el control del rodado. Tras cometer el accidente se dio a la fuga. La muchacha agonizó por más de dos horas y media, según el informe que agrega que fue otro paraguayo de 42 años la clave de la resolución del misterio.

Este compatriota salió a fumar un cigarrillo y escuchó por casualidad la conversación que Francisco Solano mantenía, en un tono algo alto, con un vecino. “¡Dios mío, la he matado. Me tengo que ir. La he dejado allí tirado, en la carretera, después de atropellarla… Tengo que tomar el primer vuelo hacia Suramérica”. Su interlocutor intentaba quitarle la idea de la cabeza: “No lo hagas, quizá con el seguro puedas arreglarlo…”. Este segundo hombre se fue, pero Francisco llamó a alguien por teléfono e hizo un relato muy similar: “¡Qué barbaridad, qué he hecho! La he dejado allí… Ha sido por Fuente el Saz”, repetía de acuerdo a la versión del testigo clave.

Rápidamente el paraguayo alertó a la policía española. “Les dijo que el misterioso hombre vestía un mono de trabajo con manchas y que, como él mismo, tenía acento de Paraguay o de Argentina, por su marcado yeísmo”, dice la crónica.

Los agentes llegaron al sitio indicado y fueron recibidos por la sobrina de Francisco. La misma contó que su tío estaba por tomar un vuelo Buenos Aires, Argentina. Los intervinientes contactaron con las autoridades del aeropuerto de Barajas y así abortaron el escape del paraguayo.//HOY



Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

,