“MIRTA HERRERA QUERÍA QUE DECLARE QUE TIRÉ LAS LLAVES AL RIO”

El día del atentado a la sede de la Municipalidad de Encarnación apareció una evidencia fundamental que permitió orientar la investigación hacía varios funcionarios del área de Tesorería como los presuntos responsable de este lamentable hecho. Esa evidencia, fue la llave que los criminales se olvidaron puesta en la cerradura de la caja fuerte de donde habrían sustraído unos 260 millones de Guaraníes antes de iniciar el fuego que consumió la planta baja.

Los investigadores determinaron que la llave era la original y no una copia por lo que la misma debió ser proporcionada o facilitada a los perpetradores por algún funcionario que tenía acceso a la misma.

Varios testimonios de los funcionarios vinculados a esta área aseguran que solo una persona tenía acceso permanente a la misma y esa persona era la Jefa de Recaudaciones, Mirta Herrera.

Mirta Herrera se desempeñaba como Tesorera pero ascendió como Jefa de Recaudaciones tras ser premiada por el Intendente por su “excelente desempeño” y para ocupar su puesto fue contratado el Licenciado Andrés Villalba, el 05 de Marzo de 2018, solo 19 días antes del atentado. En ese tiempo fue capacitado sobre los procedimientos en el manejo de las cajas y los depósitos pero según declaró ante las Fiscales Raquel Bordón y Lorena Castelví, las llaves no le fueron entregadas como debía ser natural en sus funciones sino que quedaron en todo momento en custodia de Herrera.

“Con relación al manejo de las llaves del área de tesorería, quiero manifestar que me llegaron a instruir sobre el uso de dichas llaves, pero debido a que estábamos todavía en un proceso de transición y traspaso de responsabilidades las tenía siempre en su poder la señora Mirta Herrera, me facilitaba las mismas durante la jornada diaria pero cuando me retiraba para almorzar se las entregaba de vuelta o si me retiraba más temprano (15:00 horas aproximadamente), específicamente los días jueves coincidentes con los días de clase que tenía que desarrollar en el distrito de San Pedro del Paraná, siempre se las entregaba de vuelta a la señora Mirta Herrera. De igual forma, en cada término de jornada, le entregaba las llaves a la señora Mirta Herrera. Esta aclaración la hago en razón a la declaración de la Sra. Mirta Herrera, en fecha 11 de abril del 2018, en el expediente Averiguación y Comprobación de Supuestas Faltas Graves, oportunidad en la que ella expresó: “el martes 20 de marzo anterior al incendio habrá sido la fecha en que entregué al Tesorero Entrante todas las llaves”; al respecto yo niego categóricamente que haya sido así.

¿Si solo Mirta Herrera tenía acceso a las llaves como lograron obtenerlas los delincuentes que ingresaron en la madrugada del 25 de marzo?

Pero lo más llamativo de la declaración de Villalba surge cuando detalla lo que ocurrió en los días posteriores al siniestro tras culminar el reconocimiento del área siniestrada con los peritos.

Posteriormente al salir afuera del lugar siniestrado y caminando hacia el sector del estacionamiento se acerca la Sra. Mirta Herrera indicándome para que dijera que no era la llave del armario, a lo que le respondí, que sí era la llave del armario, recuerdo muy bien y me volvió a insistir varias veces que negara y que no dijera nada de eso, ya que eso me comprometía muchísimo, según ella.
Eso mismo le comenté esa misma noche al Dr. William Amarilla (asesor jurídico de la comuna) a lo que él me respondió que tenía que decir las cosas como son.

En todo momento ella buscaba dirigirme o inducirme lo que yo tenía que decir, me decía que tenemos que ponernos de acuerdo y le notaba muy alterada, a lo que yo le respondía, que ella se tiene que quedar tranquila, que yo estaba dispuesto a colaborar en la investigación, siempre y cuando con la poca información que tenía, por el corto periodo en el que estaba trabajando, fuera de utilidad para la justicia.

Días posteriores ya instalados en el centro cultural y conversando con la Sra. Mirta Herrera de temas varios me hace mención de que tenemos que ponernos de acuerdo con las cosas que vamos a decir, ¿y cómo qué por ejemplo? le pregunté, a lo que me respondió: el tema de las llaves, y yo le respondo “Mirta yo no tenía esas llaves” a lo que ella me dice, “yo te entregue las llaves cuando ingresaste”, entonces le recuerdo…” Mirta vos me diste recién las llaves para que lleve el viernes 16 de marzo, y esa mañana del lunes 19 de Marzo Ilegue muy sobre la hora (7:00 hs) en donde con reclamos por llegar sobre la hora me volviste sacar las Ilaves diciéndome: esas llaves mejor se quedan conmigo”; recordás le dije, a esto ella responde un poco pensativa y me dice: si, tenés razón, pero yo tampoco las tengo, creo que dejé sobre tu escritorio, me dijo, a esto respondo nuevamente —

“pero no me dijiste nada y no encontré ninguna llave sobre el escritorio”, entonces, ella nuevamente dice…”¡será que Mirian encontró y agarró entonces esas llaves¡” y finalmente me contestó:
“VOS SOS EL TESORERO Y YO NO DEBERIA HABER TENIDO ESAS LLAVES, DECÍ QUE VOS TENÍAS Y QUE CON EL SUSTO Y NERVIOS DEL INCENDIO, TIRASTE LAS LLAVES AL RIO”, a lo que me negué.

Días posteriores ya en el mes de abril antes de entrar a hablar con el Sr Juez Instructor Pablo Villalba durante el proceso de Averiguación y Comprobación de Supuestas Faltas Graves, previas al sumario hablando con la Sra. Mirta del tema de las llaves nuevamente me dice que tenemos que ponernos de acuerdo con lo que vamos a decir, ella tratando de inducirme a que yo dijera que ella me había entregado las llaves y que yo las tenía, donde por segunda vez le recordé que a mí no me llegó a dar de manera definitiva esas llaves, entonces, ella me insistió, para que dijera que yo tenía las llaves y que estaba muy nervioso y alterado por todo lo que pasó y que tuve una reacción nerviosa y de la rabia tire la llave al rio o algo. “así decí” me dijo; y yo le respondí que eso yo no voy a hacer porque realmente nunca me entregó las llaves.

Por otra parte, las tareas operativas que me iban mostrando eran básicas y el proceso que habíamos establecido era de que a medida que me iban mostrando los procesos se iban plasmando y construyendo lo que iba a ser el documento del corte administrativo.

El mismo no fue terminado ni oficializado, en este acto presento una copia simple el mismo, y solicito se adjunte a mí declaración” señala parte de la extensa declaración de Villalba.

Según este documento Mirta Herrera intentaba por todos los medios desvincularse de la posesión de las llaves y habría intentado inducir a Andrés Villalba para dé un falso testimonio que podría obstaculizar el desarrollo de la investigación.

Por último Villalba cierra su declaración asegurando que incluso después del siniestro Herrera habrìa intentado poner en marcha la bicicleteda de nuevo:

“Además, quiero mencionar que el jueves 26 de abril del 2018, la señora Mirta Herrera, me solicitó que le cambie un cheque de un tercero, supuestamente de una vecina, cuyo valor era de 850.000 (ochocientos cincuenta mil guaraníes), me negué explicándole que eso no se hace y como insistió le dije que le haría el favor cambiando ese cheque, pero no le aclaré que lo iba a hacer con mi dinero personal, y para sorpresa mía cuando traté de efectivizar dicho cheque, el sábado 28/04/2018, el mismo no tenía fondos, esta circunstancia puede ser corroborada por los funcionarios Domingo Báez y Diego Casafus. En este acto dejo una copia del mencionado cheque y copias del resultado de mí sumario administrativo.”

Otra contundente declaración que se suma al rosario de testimonios que involucran a la señora Mirta Herrera dentro que la estructura que operaba la bicicleteada con el dinero de los encarnacenos.


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario