MEGAASALTO: “MI HIJO QUEDÓ TRAUMADO AL VER MORIR A SU AMIGO”

El intenso frío no aplacó la ganas de festejar. Un verdadero aire de fiesta se respiraba en el ambiente de Liberación, San Pedro.

La música sonaba fuerte en un céntrico salón de eventos, a la altura del kilómetro 287. En un momento, la música terminó y una seguidilla de estallidos alertó a todos. La gente corría de aquí para allá sin entender qué pasaba.

Don Aureliano Núñez Acosta, de 75 años, se apuró en subir su equipo de discoteca a la parte trasera de su vehículo y con sus compañeros, entre ellos el DJ y un camarógrafo, dieron marcha al motor para salir de ese sitio.

Al alcanzar la sucursal del Banco Visión, se encontraron con un verdadero escenario bélico: al menos una decena de asaltantes hicieron estallar la entidad bancaria.

La ciudad estaba sitiada. A lo lejos, un asaltante apuntó contra ellos y disparó a mansalva. Mientras huían hacia la casa de Aureliano, se percataron de que el abuelito estaba herido.

Cuando eso, ya habían pasado algunos minutos de la 1 de la madrugada de ayer y los invitados del cumpleaños empezaban a salir para volver a sus casas. Ya se había desatado la guerra.

Entre los asistentes estaban Víctor Willian Cantero Galeano, de 18 años, su amigo Rolando Alfonso, menor de 17 años y el hermano mayor de este último. Ellos corrieron hacia su vehículo para abordarlo, pero se detuvieron para ver qué pasaba. En ese instante, los malvivientes abrieron fuego contra los tres.

Muerto y herido
Un impacto en el pecho de Víctor William le dio la muerte, que se confirmó en el Centro de Salud de Choré.

Un desgarrador grito dejó escapar Rolando, al ver que su amigo caía al suelo. “Mi hijo se quedó traumado al ver morir a su amigo”, contó don Francisco Alonso. En ese momento, un proyectil perforó la cadera del chico. “Ahí su hermano le arrastró de vuelta hacia el salón”, continuó su relato el señor. Quince eternos minutos duró todo, mientras Rolando perdía sangre a borbotones.

El menor fue auxiliado hasta el Hospital Central de IPS, mientras don Aureliano llegaba en otra ambulancia al Hospital de Trauma de Asunción. Actualmente ambos están fuera de peligro, pero aún en observación.

Explosivos y armas de guerra
Con cinco vehículos, armas de guerra y dinamita en gel actuó el grupo comando para hacer volar el local bancario.

Testigos afirmaron además que en los techos de edificios vieron a dos francotiradores que disparaban contra “todo lo que se movía”.

El comisario Víctor Balbuena dijo que no encontraron vainas servidas, por lo que no se confirmó esto último. “Tampoco la descartamos”, refirió.//EXTRA


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Itapúa en Noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República del Paraguay

Dejanos tu comentario

,