MÁS DE 1.000 FAMILIAS AFECTADAS EN ALTO PARANÁ POR EL TEMPORAL


Más de 1.000 familias del Alto Paraná fueron afectadas por la tormenta con vientos huracanados registrada en la tarde del domingo pasado, según fuentes de la gobernación del Alto Paraná. La ciudad más castigada fue Minga Guazú, donde se reportaron unas 500 familias damnificadas por el temporal.

El fenómeno natural, que se registró en la noche del domigno afectó a casi todos los distritos del Alto Paraná. En Los Cedrales se contabilizaron alrededor de 220 hogares afectados y el tercer municipio más perjudicado fue Ñacunday con unas 200 familias damnificadas.
Los otros distritos más afectados fueron Juan E. O’Leary, Juan León Mallorquín, Ciudad del Este, Yguazú y Presidente Franco.
La concejal Carmen Marecos (PLRA) informó que el temporal destechó y derrumbó varias viviendas del casco urbano de Juan E.O’Leary, además de las compañías R.I y Ko’e Rory. La edil indicó que su vecino Mariano Molas sufrió cortes en la cabeza y fractura en un brazo tras la caída de su casa.
Las familias afectadas se refugiaron en casas de los vecinos en espera de asistencia. Los funcionarios de la Secretaría de Emergencia Nacional llegaron ayer a Juan E. O’Leary y empezaron a repartir chapas a las familias damnificadas.
La concejal Marecos indicó que los fuertes vientos derribaron las columnas de la Ande y varios sectores del distrito aún no cuentan con el suministro eléctrico.
Por su parte, el concejal César Rolón (PLRA) reportó que en San Alberto la granizada que precedió a la tormenta destruyó el techado de varias viviendas. Mientras que el temporal derrumbó árboles y columnas de la Ande; los usuarios quedaron sin energía eléctrica por largas horas.
En Ciudad del Este varias familias fueron damnificadas por la tormenta. Incluso se registraron al menos cuatro lesionados, según reporte de bomberos, a raíz de las viviendas destrozadas.

ROBO DE CABLES

Unas 200 familias de Ñacunday fueron afectadas por el temporal, que se repitió con igual intensidad en la misma zona y fecha después de 44 años, según recordaron los moradores.
La colonia Itaipyté Sur fue la más perjudicada con 100 casas dañadas y quedó sin suministro de energía. Los lugareños informaron que los cables de la Ande fueron robados y en dos semanas recién se normalizará el servicio eléctrico.
Un tinglado comunitario del distrito cayó a causa del temporal.
Los afectados de Ñacunday aún no recibieron asistencia de las autoridades locales y nacionales. FUENTE: VANGUARDIA



Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

,

Deja un comentario