LAS LIMITACIONES ESTÁN EN LA MENTE

La ingeniera Adriana Trigo es un ejemplo de que las limitaciones solo están en la mente. Siendo una persona cuadripléjica es conocida por defender derechos de personas con discapacidad y, por si fuera poco, hoy recibió su título de ingeniera de marketing.

No existen límites cuando hay voluntad y la ingeniera Adriana Trigo lo demuestra al recibirse de ingeniera de marketing, título que logró cursar a través de la educación a distancia, ya que por la cuadriplejía que padece, apenas puede mover un solo dedo.

Esto no le impidió tampoco ser activista por los derechos de las personas con discapacidad, incluso viajando al exterior. Fue jugadora de los Yakaruedas, disputando torneos internacionales.

Pese a que en los últimos años no se sentía muy bien de salud, siguió trabajando gracias a la modalidad del teletrabajo (un puesto laboral a distancia) con una computadora.

Sus allegados no ocultan su alegría por este logro y aseguran que estando a su lado se aprende sobre las necesidades de las personas con movilidades muy reducidas, como es el caso de las personas cuadripléjicas. “Ella me enseñó que las limitaciones que nos ponemos las personas pueden ser superadas, siempre y cuando nos proponemos y, por lo tanto, ponemos empeño para que así sea”, señala un amigo de Adriana.

La tetraplejía o cuadriplejía a consecuencia de una lesión cervical es quizás el tipo más difícil de trauma de columna en cuanto a rehabilitación e inserción a la sociedad se refiere. Básicamente, la médula espinal es como un canal donde se trasladan las órdenes del cerebro hacia las extremidades del cuerpo, por lo cual mientras más alta sea la lesión, más difícil será el tratamiento debido a que aumenta el número de miembros sin control. ABC COLOR


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario