LA MEJOR MILANESA DE BUENOS AIRES ES BIEN PARAGUAYA.

Christian Franco quizás es el paraguayo más conocido en el mundo gastronómico de la República Argentina, ya que el año pasado fue galardonado porque su local ubicado en Villa Del Parque, Buenos Aires, es el que sirve la Mejor Milanesa en la capital bonaerense.

Una aventura que inició cuando dejó atrás su Paraguari natal, se convirtió en una historia que enorgullece a todos los paraguayos. Christian Javier Franco fue reconocido con el primer premio a “La Mejor Milanesa de Bodegón de la Ciudad”, otorgado por la BA Capital Gastronómica, en cuyas redes sociales votaron cientos de usuarios, quedando en primer lugar nuestro compatriota con 1.961 votos.

Su negocio, denominado Restaurant El Antojo, se encuentra en Villa del Parque, uno de los 48 barrios en los que se encuentra dividida la Ciudad de Buenos Aires y funciona desde hace 15 años. Este título le está valiendo ser tapa de periódicos argentinos importantes, como así también lograr gran espacio en la televisión, ya que como él cuenta, medios como América, Telefé, Cocineros Argentinos, entre otros, pasaron entrevistas sobre “El Antojo”, donde inclusive llegó a ser tapa del diario Clarín.

Christian explicó que recientemente se percató de que la milanesa es el “boom del lugar” Entonces hizo que la gente vaya por el pan casero y por la milanesa. Una de las clásicas es “la milanesa XXL”, indicó. Este platillo lleva 12 huevos fritos además de papas fritas, panceta, queso, hongos, morrones, especias, etc.

Lejos de ser receloso de la receta para preparar su milanesa, contó que el secreto para que la carne sea tierna es utilizar bola de lomo, “limpiamos muy bien para que no quede ningún nervio, luego le ponemos leche, una cucharada de mostaza, ajo, perejil, sal, pimienta y orégano”. Dijo que a su criterio algunos “cometen el error” de usar harina para el empanado, lo que no es necesario y hace que el revestido se pele.

Christian Javier Franco (45) nació el 20 de abril de 1972. Estudió el oficio de mozo en el Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP) gracias al apoyo de un primo suyo que le pagaba la cuota del curso. Al quedar desempleado, cuando lo despidieron sin darle mayores explicaciones, decidió ir a probar suerte a Argentina, al igual que muchos otros compatriotas.

Cuando al fin consiguió trabajo en un local como mozo, al dueño no le quedó otra que cerrar por lo ocurrido en el 2001 con “el corralito”, durante el gobierno de Fernando de La Rúa, por el que los fondos de los bancos no podían ser dispuestos por los titulares de las cuentas. El dueño, con la tremenda confianza que le tenía a Christian, le entregó el negocio sin que le dé ningún centavo. Y no se equivocó.

“Era un simple mozo y el dueño del local me dio la oportunidad y agarré sin tener un peso. Me pedían una gaseosa por ejemplo e iba a deber al vecino, dormía en el piso, cocinaba, limpiaba. Fueron muchas cosas y no puedo creer que ahora seamos los primeros”, expresó, con un acento muy paraguayo, que no varió por la influencia de ningún acento porteño pese a estar ahí hace más de 20 años. “Con mi familia viajo mucho a Paraguay, soy muy paraguayo y nacionalista. Voy cada tres meses sí o sí”, explica. El compatriota vive en el vecino país en el mismo barrio de su negocio, junto con su esposa María Eugenia Peña y sus dos hijas, Tania Paloma y Luna Canela, de 11 y 9 años, respectivamente.

El Antojo abre de lunes a domingo de 20:00 a 00:00 y los sábados y domingos con un horario adicional al mediodía, de 12:00 a 16:00. Se encuentra en Villa Del Parque, ubicada exactamente en Tinogasta N° 3174.


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

,