INDÍGENAS DEBERÍAN RECIBIR GS 440 MILLONES POR ALQUILAR SUS TIERRAS PERO VIVEN EN EXTREMA POBREZA.

Una gran controversia se generó luego de que se hiciera público el conflicto por tierras entre un productor agropecuario y miembros de la comunidad Mbya Guaraní Makutinga de San Rafael del Paraná.

Una semana atrás, salió a la luz que sectores que aparentemente pretenden apoderarse de tierras productivas estarían detrás del instigamiento de indígenas de la comunidad Mbya Guaraní Makutinga para apropiarse de propiedades privadas para posteriormente explotarlas. Fue entonces que desde la Comandancia de la Policía Nacional ordenaron, a través de un oficio el resguardo policial al productor Antoliano Sánchez quien obtuvo el recurso favorable de la Corte Suprema de Justicia para la explotar la propiedad.

En ese sentido, el Secretario de Asuntos Indígenas de la Gobernación de Itapúa Ing. Jorge Ibáñez explicó que en realidad existe una superposición de títulos entre en INDI y el señor Antoliano Sánchez por la disputa de unas 438 hectárea de tierra productiva.

Continuó diciendo que en total son 763 hectáreas de tierra que los indígenas reclaman como suyas de las cuales 438 hectáreas son las que tienen el litigio judicial.

La comunidad indígena ya estaría alquilando unas 220 hectáreas a productores de granos siendo que esta actividad está completamente prohibida por Ley. Si bien Ibáñez no supo identificar a la persona que arrienda las 220 hectáreas, se presume que se trataría de un productor identificado como César Núñez, de acuerdo a lo expresado por el Jefe de Prevención y Seguridad Ciudadana de Itapúa Crio. Ppal. Gaspar Mereles, quien ahora estaría interesado en alquilar la tierra en disputa para ampliar su extensión de cultivo y es ahí donde se originó el conflicto por los títulos.

Realizando un cálculo estimativo del precio de alquiler de tierras productivas en esta zona del departamento de Itapúa a una razón que promediaría los 2.000.000 de Guaraníes la hectárea por año, que multiplicado por 220, arroja la cifra de 440.000.000 de Guaraníes que deberían ser repartidas entre las 22 familias que componen esta comunidad. Finalmente, el dinero que debe de recibir cada familia indígena es de 20.000.000 de Guaraníes al año, a esto se suman los beneficios de varios Programas del Estado como Tekoporã y Abrazo.

Llama poderosamente la atención la situación de extrema pobreza en la que viven los habitantes de Makutinga, lo que hace suponer que el líder Heriberto Fernández estaría alquilando a montos ínfimos o simplemente no existe una buena distribución del monto recibido.

El Jefe de Prevención de la Policía Nacional, Gaspar Mereles también había afirmado que la semana pasada, cuando una comitiva policial se constituyó en el lugar para dar cumplimiento a un mandato judicial, el señor César Núñez se habría acercado a entregar víveres a las familias de la comunidad y cuando fue interrogado por el motivo de esta asistencia no supo dar una respuesta concreta.

Mientras tanto, el discurso publicitario que resultó ser una mentira (de acuerdo a los a datos recogidos en entrevistas realizadas por IN), es que inmigrantes ilegales querrían apropiarse de las tierras de los indígenas para la explotación agrícola, siendo que aparentemente se estaría hablando de un alquiler ilegal de tierras y de una mala distribución de los 440 millones de Guaraníes a las 22 familias de esta comunidad


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

, , ,