FUE A CAZAR PALOMAS Y TERMINÓ MUERTO: FAMILIARES DENUNCIAN IRREGULARIDADES EN LA INVESTIGACIÓN

En conversación con los padres de quien en vida fuera Adelar Enrique Wagner, supuestamente asesinado durante una jornada de cacería de palomas en la zona de Morena’i distrito de Obligado ocurrido a finales de junio del año 2015, exigen a las autoridades el esclarecimiento del crimen que acabó con la vida del joven de 23 años.

El informe de aquel entonces refería que cuatro jóvenes se adentraron en un monte en la tarde del sábado 27 de junio con la intención de cazar palomas, se separaron por algunos metros y minutos después se oyó un disparo y Adelar Enrique Wagner de Freitas había recibido una herida de arma de fuego. Sus compañeros lo auxiliaron sacándolo del monte y lo trasladaron al Sanatorio Pirapó donde llegó sin signos de vida. La principal hipótesis de ese entonces fue de que Wagner se había suicidado. El joven era oriundo de Caronay, distrito de Alto Verá.

Sobre este informe, el Abog. César Villanueva refirió que luego de una pericia se constató que el joven no se suicidó y que supuestamente sus amigos Maicol Wermeier, João Rolín y Paulo Lunkes , lo dejaron morir desangrado ya que él mismo habría sido herido las 14:30 hs aproximadamente y recién lo trasladaron al sanatorio a las 17:30 horas.

El médico Forense del Ministerio Público Dr. Osmar Cuellar, diagnosticó como probable causa de muerte, traumatismo penetrante de tórax por proyectil de arma de fuego con shock hipovolémico

Ante la duda de que el joven no se suicidó, en abril de 2016 se llevó a cabo una diligencia judicial en el marco de las investigaciones del hecho ocurrido por las circunstancias pocos claras en que se desarrollaron los hechos mientras la víctima estaba de cacería junto a estas 3 personas.

La investigación en principio estuvo a cargo de la Fiscal Olga Araujo, esta no había ordenado ni siquiera la extracción de la bala, hecho por el que a solicitud de la familia bajo la representación del Abog. César Villanueva se cumplió la exhumación del cadáver enterrado en Caronay.

Con esta diligencia judicial se buscó determinar el calibre del proyectil y si el mismo fue percutido y/o disparado por el arma de fuego tipo rifle de marca Mendoza, modelo Puma de calibre 22.

En principio la carátula de la investigación rezaba como un hecho denunciado a determinar pero posteriormente se cambió por el supuesto hecho de obstrucción a la investigación. En ese sentido, Villanueva cuestionó del porqué el Ministerio Público no imputó a los 3 sospechosos por el supuesto hecho de homicidio doloso ya que según explicó, la hipótesis del suicidio quedó descartada.

Actualmente Wermeier y Funkes se encuentran afrontando el juicio mientras que Rolín se encuentra rebelde y aparentemente huyó hacia Brasil.


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

,