EMPLEADO QUE YA ESTABA DESPEDIDO MUERE AL DEFENDER PLATA DE SUS JEFES

Un joven trabajador, padre de dos criaturas, fue asesinado por asaltantes en Luque. La víctima luchó hasta el final para defender la plata de sus patrones, pese a que ya estaba despedido y debía trabajar solo hasta la quincena. No quería que lo acusaran de complicidad en el robo. La Policía asegura que un compañero de trabajo lo entregó.

El trabajador ultimado fue Carlos Daniel Barboza Segovia, de 30 años, quien trabajaba para la empresa Hierro Matt de Luque, que funciona en la avenida Las Residentas, donde se inicia el camino que lleva a Areguá.

Barboza era un empleado que trabajaba desde hace unos años en la citada firma, dedicada al rubro metalúrgico, pero que se encontraba cumpliendo los últimos días de su preaviso, ya que le comunicaron que sería despedido.

El director de Policía de Central, comisario general Carlos Aguilera, y el jefe de Investigaciones del mismo departamento, comisario principal Rubén Paredes, coincidieron en señalar que como casi nunca había ocurrido el miércoles de tarde el gerente del local sacó de su rutina a Barboza y le pidió que fuera a depositar un caudal de G. 30 millones.

La plata debía ser depositada en un banco que funciona a 90 metros de distancia.

Lo raro es que el propio gerente era quien hacía los depósitos usualmente, cada vez que se acumulaba una recaudación de entre G. 10 millones a G. 15 millones.

Esta última vez los empleados administrativos dejaron que se juntara en la caja el doble del monto que habitualmente permitían.

Ya lo esperaban

Varias cámaras de seguridad de negocios vecinos a la empresa metalúrgica captaron a los dos asaltantes que cometerían el golpe, quienes se ubicaron en el lugar casi una hora antes de que el empleado saliera con el dinero. Aparentemente, los maleantes sabían perfectamente en qué momento saldría la plata y, por lo visto, les avisaron desde adentro quién de los empleados llevaría el efectivo al banco. Esto se desprende del hecho de que los criminales atacaron a Barboza en plena ruta, 50 metros antes de llegar a destino.

El ejemplar empleado ofreció una feroz pelea a los dos delincuentes, uno que estaba a pie y el otro en una motocicleta.

Literalmente, luchó hasta el final por la plata de sus jefes. En medio del forcejeo, el del biciclo le disparó dos veces.

Unos taxistas tuvieron que contener a la víctima y así evitaron que fuera ejecutada en el mismo lugar.

¿Le querían culpar del robo?

Carlos Daniel Barboza Segovia murió el miércoles de noche en el Hospital General de Luque, donde fue derivado tras el asalto. Acusó un tiro en la pierna y otro en el pecho.

Algunos de sus compañeros dijeron a la Policía que evidentemente alguien de adentro lo entregó a los asaltantes, porque era la primera vez que este llevaba el dinero al banco.

Muchos creen que el autor moral del golpe pretendía hacer robar la plata y aprovechar para culpar al empleado despedido.//ABC DIGITAL


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Itapúa en Noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República del Paraguay

Dejanos tu comentario

,