DE 6 PUÑALADAS EN LA ESPALDA MATÓ A SU PROPIO HIJO

El silencio de la noche ya se había apoderado de la compañía Pindó Potrero, de la ciudad de San Juan Nepomuceno, Caazapá.

Eran cerca de las 23:00 y doña Flora Delvalle de Cáceres estaba en su pieza descansando, al igual que sus dos hijos, Calixto de 32 años y Ever Antonio Cáceres de 16.

De pronto, el ruido de una explosión interrumpió el profundo sueño en que se encontraban. Aturdidos, se despertaron y percibieron un extraño olor a nafta. Medio zombi aún, Calixto salió para averiguar lo que pasaba.

Sorprendido, observó cómo su auto se estaba quemando, al igual que una moto que se encontraba en el corredor de la casa. Mientras seguía mirando, un hombre con cuchillo en mano se abalanzó sobre él: era su propio papá Ismael Cáceres (57).

Desesperado y sin poder contener la furia del atacante, pidió socorro a su hermano menor Ever, quien salió corriendo a auxiliarlo.

Pero todo fue en vano. Calixto recibió 6 puñaladas certeras en la espalda, que acabaron con su vida, mientras que su hermano tuvo varios cortes en el brazo, la frente y la panza. El autor del crimen posteriormente huyó del lugar.

Venganza

El terrible suceso ocurrió el lunes y tiene como trasfondo una venganza. Cáceres padre, quien contaba con orden de captura por violencia doméstica, jamás perdonó a su hijo mayor el haberlo echado de la casa.

Según el fiscal de la causa, Carlos Mercado, el ahora fallecido regresó hace un año de la Argentina para proteger a su mamá de los constantes maltratos a los que era sometida por parte de su marido.

El agente del Ministerio Público ordenó la prisión preventiva del acusado, que finalmente fue detenido ayer en horas de la noche.// DIARIO EXTRA



Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

,

Deja un comentario