CRIO. CABAÑAS YA HABRÍA TENIDO TURBIOS ANTECEDENTES EN ITAPÚA .

Cámaras del circuito cerrado captaron ayer imágenes donde se observa al Comisario Julio Cabañas disparar contra el Sub Comisario Arístides Peralta tras un asalto a una institución bancaria en Fernando de la Mora. En este momento los investigadores están analizando cuál fue el motivo por el que Cabañas disparó contra su compañero que terminó falleciendo de manera casi instantanea.

Pero esta no es la primera vez que el Oficial es salpicado hechos de dudoso proceder, ya que mientras prestaba servicios como Subjefe de la División de Investigación de Hechos Punibles de la Policía Nacional en la ciudad de Encarnación en julio de 2016 fue denunciado por supuestamente asaltar a una familia y herir a uno de sus miembros a tal punto de dejarlo inválido de por vida.

En una entrevista exclusiva a Itapúa en Noticias, las víctimas contaron las horas de terror que vivieron cuando un grupo armado ingresó a su vivienda para ejecutarlos.

Todo comenzó durante la celebración del Día del Padre del año 2016 cuando la familia Brizuela se encontraba en su vivienda. Sergio Brizuela había llegado de Buenos Aires tras 7 años de trabajo con la intención de volver a afincarse en la zona de Alborada, Distrito de San Rafael del Paraná.

En la mitad de la celebración, una patrullera llegó hasta el lugar con una supuesta orden de allanamiento donde trasladaron a Brizuela a su vivienda, al llegar al lugar le exigieron que entregue el dinero que había traído como fruto de su trabajo en los años que estuvo en la Argentina, llevándose unos 130 mil Pesos argentinos y amenazando que no denuncien el hecho para evitar represalias, jactándose de tener amistad con los efectivos policiales de la zona. La víctima por temor no hizo la denuncia, pero la historia volvió a repetirse en la noche del miércoles 20 de Julio del mismo, esta vez, según la denuncia, los presuntos delincuentes llegaron en una Patrullera marca Toyota, modelo Hilux de color gris que pertenecería a la División de Investigación de Delitos de María Auxiliadora. Descendieron del mismo varias personas quienes golpearon a la puerta preguntando por la “Sra. Blanca” esposa del Brizuela, al negarse a abrir la puerta intentaron ingresar por la parte posterior, Brizuela al percatarse hizo un disparo intimidatorio con una escopeta casera que escondía en el dormitorio, luego las víctimas llamaron a la Comisaría local, cuyos efectivos se presentaron de manera inmediata encontrándose con la sorpresa de que eran efectivos de la División de Investigaciones asignados en la Ciudad de Encarnación quienes argumentaron que se trataba de un operativo.

Dos efectivos fueron identificados en este hecho, el Subjefe de Investigaciones Julio Cabañas y el Oficial Inspector de apellido Añazco quienes se retiraron del lugar luego de la presencia de la Policía zonal. Días después nuevamente volvió un grupo e intimaron a que se abra la puerta, cuando Brizuela se agachó para retirar una de las tres tranqueras que tenía en la puerta principal de la vivienda, desde afuera dispararon contra la misma, las balas atravesaron por encima del cuerpo de Brizuela e impactando un ropero de la habitación donde su esposa y su hija se encontraban mirando la televisión. Acto seguido iniciaron una serie de disparos con armas de diferentes calibres, mientras tanto otro grupo intentó ingresar en la vivienda contigua donde el cuñado de Brizuela, Ángel Otazú se encontraba durmiendo, este intentó evitar el ingreso de los atacantes empujando la puerta, al no poder lograrlo le dispararon provocando tres heridas de bala que lo dejaron parapléjico de por vida.

Posteriormente la familia Brizuela decidió abandonar la zona por temor de más represalias ya que según manifestaron esto se dio en venganza por la denuncia presentada ante la Comisaría local y con la intención de “silenciar” a los testigos de este hecho, responsabilizando de cualquier atentado contra sus vidas a la estos efectivos policiales.

En la mañana de hoy conversamos con Miguel Brizuela, familiar de la víctima quien había presentado la denuncia ante las autoridades. En ese sentido manifestó que le llama la atención el hecho de que el Ministerio Público no haya realizado las diligencias correspondientes.

Agregó que confía plenamente de que si el Ministerio Público investiga el hecho se va conocer lo que verdaderamente ocurrió en esas noches. “La verdad no se como es que el Ministerio Público no formuló ninguna imputación”, acotó.

Otra denuncia que involucró a efectivo Julio Cabañas indica que ese mismo año despojó a un menor de 15 años la suma de 130.000 Dólares Americanos que él mismo había hurtado de la vivienda de su propio padre en el barrio San Juan de Cambyretá. En aquella ocasión el menor se habría alzado con una caja fuerte que contenía esa suma de dinero y posteriormente los agentes policiales de la División de Investigación de Hechos Punibles que tenía como subjefe a Cabañas lo ubicaron y le despojaron de todo el dinero. La denuncia que fue presentada al Ministerio Público tampoco tuvo curso favorable.

No deja de ser llamativo que la Comandancia de la Policía Nacional se haya limitado únicamente en trasladar a Cabañas y que el Ministerio Público haya “dormido” la carpeta investigativa.


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

, , , ,