CONOCÉ LA HISTORIA DEL GALLO MASCOTA DE UNA COMISARIA

Atento, mi comisario: quiero informar que acá llegó un gallo. Corría el 2017, elegante y sin mediar cacareos entró a la Comisaría 2ª Metro y decidió no irse más. A las 4:00 emitió su primer canto. Desde entonces se “apechugó” la responsabilidad de formar parte de las filas policiales.

“Hace un año que está con nosotros, aquí nadie le toca, nos encariñamos por él, es un gallo extraño, no se comporta como tal”, contó a EXTRA el oficial Blas Espínola. El ave se cree un uniformado más. “Se coloca en la puerta y de ahí no le movés, ahí se duerme y temprano nos alegra con su canto. Cuando ve la patrullera se pone cerca como un oficial que está atento”, dijo.

Saluda al jefe
Pero eso no es todo, el animal por poco se encuadra al jefe Roberto Alfonso. “Cuando llega el comisario se pone frente a él, quieto, derecho, como saludándole”, agregó Espínola.

Para el uniformado, esto va mucho más allá. “Es inexplicable, no es normal, hasta podría creer que algún camarada que falleció reencarnó en él y por eso no quiere dejar la comisaría”, añadió.

Contó que incluso se sube “upa” con una compañera suya. El gallito está entre la gente como si nada. “Los que vienen a radicar denuncias se sacan fotos con él”, mencionó. Hace tres meses una doña lo llevó pero a los 10 minutos el gallipoli regresó a su base. “Es nuestro compañero fiel”, concluyó.//EXTRA


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

,