CHACO: NENE SE SALVÓ DE SER COMIDO POR TRES LEONES

El susto de su vida se llevó Jonás Benítez, un nene de 12 años que se salvó de morir en las garras de las fieras más temidas del Chaco: los leones. El chico buscaba a su rebaño cerca de la estancia Aramáta, de Teniente Martínez, Boquerón, pero fue sorprendido por tres de los animales y casi fue la cena.

“Estaban comiendo a una de las ovejas y cuando le vieron a él le atacaron, le echaron, le golpeaban con sus garras, le jugaban para después comerle”, contó don Claudio, su papá.

El adolescente dio pelea. “Como no eran muy adultos los leones él podía intentar zafarse, pero cada vez que lo hacía le volvían a atrapar, le arañaron todo el cuerpo, mordieron sus botas, destrozaron toda su ropa, desastre le hacían”, relató.

Cuando el nene ya se estaba dando por vencido y tendido en el suelo, vio que una enorme leona se acercaba para dar el toque final. Jonás quitó fuerzas de donde no había y gritó desesperadamente. Eso alertó a las vacas que estaban en el lugar.

La manada vio a la fiera hambrienta y corrió por su vida. “Armaron un sarambí por sobrevivir, corrían de aquí para allá al igual que las ovejas, lo que hizo que los leones se distrajeran y la leona persiga al ganado”, relató.

Ese instante aprovechó Jonás y corrió hacia su casa, donde llegó pálido y ensangrentado. Su familia se echó a llorar, alegando que era un milagro que haya zafado.

“Cuando me dijeron, creí que iba a encontrar a mi hijo sin tripas, pero Dios puso a las vacas allí y él está vivo”, dijo el hombre. El chico se recupera del sustazo, mientras sonríe porque ya tiene qué contarle a sus nietos cuando sea abuelo.//Fuente: DIARIO EXTRA

Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario