CALAMITOSO ESTADO DE COMISARÍA ENCARNACENA.

Un total de 11 efectivos en servicio activo de la Comisaría Cuarta de Encarnación sufren las consecuencias de la falta de gestión para obras de mejora en esta dependencia policial desde la Dirección de Policía Nacional, especialmente la Intendencia Administrativa y Patrimonio.

Con paredes agrietadas y calabozos antiguos e inseguros, habitaciones húmedas los efectivos pasan sus días de servicio.

Lo llamativo es que ocurre en una sede policial que tiene una importante zona de Encarnación bajo su responsabilidad de resguardo como ser: el edificio de la Terminal de Ómnibus, la sede de la Municipalidad de Encarnación, la Gobernación, el Hospital Regional y un sinnúmero de comercios en pleno centro de la ciudad pero no puede ser intervenida ya que no cuenta con título de propiedad.

A pesar de que la vivienda es utilizada como sede policial hace 40 o 50 años, según datos recabados en la Dirección de Policía de Itapúa, en el departamento no se cuenta con asesores jurídicos que impulsen acciones para obtener la propiedad judicialmente. Aparentemente, el terreno fue cedido sin documentos y propietario falleció antes de transferir la propiedad.

Desde la Dirección de Patrimonio brindaron imágenes de la mensura realizada donde la Comisaría está asentada entre dos propiedades donde los supuestos dueños serían Norberto Benítez y Adolfo Krestehmer.


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario

,