BUSCAN INCENTIVAR LOS CULTIVOS DE COBERTURA EN ITAPÚA

El sistema de cobertura de suelo demanda la inversión del productor con los beneficios de protección del suelo y hace posible que la siembra tenga un colchón de protección.

La cobertura termina impactando de manera positiva en la producción ya que garantiza nutrientes a la planta y por lo propio la hace más resistente a condiciones extremas como la sequía que actualmente se vive en los campo.

En un recorrido por campos con el Ing. Agr. Michael Cristam del Departamento Técnico de la Cooperativa Naranjito, se pudo notar las condiciones de la planta del cultivo verde que evita la acidez de la tierra.

Desde el Departamento Técnico incentivan este modelo por sus múltiples beneficios para la producción.

Según la FAO, los cultivos de cobertura están caracterizados por sus funciones amplias y multipropósitos, las cuales incluyen la supresión de malezas, conservación de suelo y agua, control de plagas y enfermedades, alimentación humana y para el ganado.
Los cultivos de cobertura no son una tecnología nueva. El uso de la Mucuna ha sido registrado desde el siglo 17 en Java, Bali y Sumatra, para recuperar los suelos degradados (Burkhill, 1968). Mucho más anteriormente hay registros de que los Griegos y Romanos han practicado la rotación de cultivos, y Plinio menciona el cultivado de lupinos (Lupinus albus) y arveja (Vicia sativa) como abonos verdes y para la supresión de malezas (Karlen et al., 1994). Aparentemente, lo que sucede es que con el tiempo surge la combinación de circunstancias que coinciden con las ventajas que pueden ofrecer los cultivos de cobertura, refire parte de lo investigado por el órgano de las Naciones Unidas sobre este método.


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Dejanos tu comentario