ARGENTINA: EN MISIONES CREAN LOCRO DESHIDRATADO QUE SE EXPANDE CON AGUA EN UN MINUTO

En vez de ser un producto pre cocido y luego deshidratado y conservado con aditivos se trata de una bolsa de 90 gramos lista para comer del paquete.
No puede ser que los perros y los cerdos coman mejor que las personas, pensó Víctor Scholles en algún momento de 2015, cuando tuvo que tirarle a sus animales el exceso de su producción agrícola en el departamento de Leandro N. Alem, Misiones. Con ese planteo llegó al abogado Matías Sebely para crear “Comida por un dólar”, un emprendimiento alimentario con un costado social.

La empresa abrió su planta a finales de 2018 en Leandro N. Alem y hoy en día produce por mes 7.000 porciones de comida “larga vida” a través de un proceso de esterilización llamado liofilización, que consiste en “sacar el agua de toda en la comida por un proceso fisioquímico de no agrega nada, ni conservantes”, como explicó Sebely a minutouno.com.

El proceso conserva la comida en forma de “chips” deshidratados que duran hasta 20 años que se pueden consumir directo del paquete o agregándole agua caliente para formar una porción. Cada sobre contiene el equivalente a una porción de entre 350 y 450 gramos, pero puede estar reducido hasta los 35grs., como en el caso del salteado de verduras porque “es todo agua”.

La bolsa del guiso de lentejas trae 70 gramos de producto porque “es más ensopado”, explicó Sebely, la del locro tiene 90 grs. y llega “a los 450 gramos una vez hidratado con agua caliente”, y la cazuela de mondongo viene de 80grs.

Sebely y su socio se sirvieron de los ingredientes de productores misioneros (mandioca, porotos, morrones y carne de cerdo) para hacer las versiones reducidas de feijoada, cazuela de mondongo, porotos con cerdo, locro u otros platos regionales “que duren un tiempo y se pueda mandar a todas partes del mundo”.

A un año de su puesta en marcha, “Comida por un dólar” le provee alimentos a $38 la porción (aunque la divisa superó los $42 hace rato) a los comedores escolares de los municipios de Leandro N. Alem o Aristóbulo del Valle, a las comunidades guaraníes de Misiones o a una organización no gubernamental de Santiago del Estero.

Lo que es más, con el correr de los meses aparecieron nichos inesperados para el emprendimiento, desde venderle chips de mandioca frita a una aerolínea low cost hasta proveer platos de comida para excursiones de alta montaña. Este sería el aspecto comercial de la empresa, que no está sujeto al compromiso moral de mantener el precio del plato a US$1.

“Los montañistas son una clientela que no teníamos ni vista”, reconoció Sebely. Incluso les hicieron consultas desde Estados Unidos, Chile y México, donde los desastres naturales como huracanes o terremotos dejan a la población aislada y sin provisiones por largos períodos.

“Hicimos pruebas pero todavía no estamos exportando. Estamos trabajando a nivel local. Para combatir la pobreza y el hambre tenemos mucho para desarrollar, no nos vayamos tan lejos”, sentenció el abogado. A largo plazo, él y su socio esperan que el modelo de “Comida por un dólar” se reproduzca con plantas en todo el país y con menúes que incluyan los productos de cada región argentina.

“Queremos trasladar el concepto de que no se tira la comida”, explicó Sebely, que buscó alimentar “a bajo costo y gran volumen” con platos bajos en carbohidratos y con muchas proteínas. “La polenta o los fideos salen mucho más baratos, pero tienen cero valor nutricional: 400 grs. de pan te salen menos que un dólar, pero la persona va a estar gordita pero malnutrida”, señaló.

La premisa de Sebely y Scholles fue validada por los números de la Cooperadora para la Nutrición Infantil (Conin) y el Ministerio de Salud de Misiones, que determinaron a mediados de 2019 que un gran número de niños y niñas de Posadas tienen el peso adecuado para su edad pero carecen de los nutrientes para crecer sanos.

De extrapolarse a otras regiones del país, el concepto de “Comida por un dólar” podría aliviar la situación de chicos malnutridos, por ejemplo, en el área metropolitana de Buenos Aires, donde 4 de cada 10 de los menores que asisten a comedores sociales tienen este cuadro.

Como primera medida, los socios de “Comida por un dólar” traerán 3500 porciones de su “Locro en un minuto” a la feria Caminos y Sabores, del 6 al 9 de julio en el predio de La Rural de Palermo, para ver si el público porteño acompaña en el aspecto comercial de la empresa.FUENTE MINUTO UNO


Este medio no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Itapúa en Noticias se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República del Paraguay

Dejanos tu comentario